Categorías

VARAPALO A LOS INTERESES ABUSIVOS EN PRESTAMOS HIPOTECARIOS POR EL TRIBUNAL SUPREMO

28/11/2018· DERECHO CIVIL

Efectivamente nuestro Tribunal Supremo da un nuevo varapalo a la entidades prestamistas en lo relativo a la inclusión de clausulas con intereses abusivos en prestamos hipotecarios celebrados con consumidores.  

En este sentido la Sentencia del Pleno 671/2018, de 28 de noviembre sienta doctrina sobre los criterios y efectos de la abusividad de las cláusulas de interés de demora en préstamos hipotecarios, ello tras la confirmación por el Tribunal de Justicia de la UE de la doctrina que sostenía la Sala Primera de lo Civil del TS.

Esta sentencia 671/2018, dictada a 28 de noviembre, analiza  la abusividad de los intereses de demora en préstamos concertados con consumidores por primera vez tras el respaldo del TJUE a su postura en esta cuestión. Esa posición del TS era la de considerar que, ante la falta de una previsión legal que fijara el criterio aplicable para el control de su abusividad, el interés de demora no podía exceder en dos puntos porcentuales el interés remuneratorio. Si superaba ese porcentaje la cláusula se consideraba abusiva y la consecuencia era la supresión total del recargo que el interés de demora suponía en relación al interés remuneratorio que seguía devengándose por el capital pendiente de devolución. La sentencia del TJUE de 7/08/2018 estimó que la jurisprudencia del TS se ajustaba al Derecho de la Unión, en particular a la Directiva 93/13, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores.

Ante la postura del TJUE la sentencia del Pleno 671/2018, de 28 de noviembre confirma que ante la declaración judicial de abusividad de la clausula de intereses moratorios no es correcta la solución de sustituir el interés de demora abusivo por el triple del interés legal del dinero, sino que será aplicable el interés remuneratorio fijado en el contrato de préstamo, normalmente Euribor más el diferencial pactado, que en la generalidad de los casos será inferior a la formula del triple del interés legal del dinero .

En fin, una solución que no solo favorece al consumidor sino que cumple la función de penalizar a la parte que incluye las clausulas abusivas. Sigamos avanzando en la defensa del consumidor.